Saltar al contenido

Conoce los tipos de bisagras que existen y para que se utilizan

Si estás leyendo esto, muy probablemente estés pensando en instalar una puerta nueva o en cambiar las antiguas bisagras por otras en mejor estado. En cualquiera de los casos debes conocer cuales son los herrajes más adecuados para cada situación. Las bisagras son parte fundamental de las puertas ya que son las encargadas de la sujeción al marco y, además, nos facilitan la apertura y cierre de las mismas.

Cuando hablamos de bisagras nos podemos referir a las que van en una puerta, pero también las que se usan para un armario, otro mueble o una ventana. Por eso es importante conocer las características de cada caso.

Tipos de bisagras para puertas

Existen diferentes tipos de bisagras dependiendo de si se trata de una puerta de paso o una puerta de entrada.

Bisagra de libro

Este tipo de bisagras son las más usadas en bricolaje debido a su buen funcionamiento y su facilidad de uso. Podemos encontrarlas de diferentes tamaños y tipos, eso sí, todas presentan el mismo sistema de dos hojas que permiten una sencilla unión a los cantos o al lateral según el mueble de unión y el tipo de apertura. Se pueden usar tanto en puertas como en ventanas, dependiendo de su tamaño y uso.

Bisagra de pernio

Las bisagras de pernio, son algo más concretas ya que requieren realizar un cajeado para poder encajar las pletinas de los marcos y cantos de la puerta antes de colocarlas. Este cajeado se puede conseguir con una fresadora o con formón, aunque aconsejamos que si no es un experto deje esta tarea en manos de uno. Puede usarse también en ventanas.

Bisagra de doble acción

Esta modelo de bisagra se utiliza únicamente cuando vamos a abrir dos puertas al mismo tiempo, ya que permite una apertura en ambas direcciones volviendo a la posición inicial al cerrarse. Para su instalación deberemos atornillarla al canto y al cerco de la puerta.

Bisagra rústica

Este tipo de bisagras son usadas en portones y ventanas de casas de estilo rústico. La única diferencia es meramente su estética, ya que poseen un aspecto antiguo por su color negro y su parecido a la forja.

Bisagras antipalanca

Las bisagras antipalanca se usan en puertas de exterior o de entrada ya que su función es proteger el acceso al interior de la casa. Su estructura da una mayor seguridad ya que como su propio nombre indica, impide el uso de palanca para abrir la puerta.

Tipos de bisagras para muebles y armarios

Las puertas de los muebles y armarios requieren de una mayor funcionalidad y de una mayor sujeción para evitar que se caigan con el uso. Precisamente eso es lo que se consigue con las bisagras diseñadas para este tipo de puertas. Además, si hablamos de armarios empotrados o correderos, se pueden usar kits de puertas guías.

Bisagras de cazoleta

Aunque se adapta a cualquier tipo de mueble, su mayor utilización se da para los de cocina, consiguiendo un resultado muy bonito y estético. Van colocadas en el interior del mueble y a partir de un punto, más o menos pasado la mitad de su recorrido, se cierran solas.

Bisagras de piano

Se asemejan a las bisagras de libro, pero sus hojas son más largas. Esto se debe a la necesidad de utilizar una mayor cantidad de tornillos con el fin de realizar instalaciones con una mayor sujeción.

Tipos de bisagras para ventanas

Para las ventanas se usa una bisagra de pernio especial, introducidas en el interior de las hojas de la propia ventana con unos embellecedores para mejorar su estética. Dependiendo del tipo de ventana podremos usar alguna de las anteriores bisagras, pero siempre es mejor consultar con un profesional antes de gastarnos dinero en unas bisagras que finalmente no nos sirvan.